Diálogos por una seguridad democrática. Entrevista con Carola Cóncaro.

Por Martín Fernández*,  Laura Rozenberg**, Andrés Scharager***, Joaquín Zajac****

(10/05/2013)

Con esta entrevista damos inicio a una serie de conversaciones con especialistas y actores en el campo de la seguridad, con el objetivo de contribuir al debate sobre las políticas públicas en esta materia. Pretendemos reafirmar la necesidad de encontrar modelos alternativos basados en el respeto a los derechos humanos y la participación ciudadana como ejes centrales.
La tarea que nos encomendamos a partir de los artículos y entrevistas que iremos publicando en esta sección es sumar voces, puntos de vista, conocimientos y experiencias que nos ayuden a pensar acerca de políticas de gestión de la conflictividad. Nos proponemos evaluar críticamente las políticas de seguridad actuales y analizar los proyectos que se están formulando.
En esta oportunidad nos reunimos con Carola Cóncaro, Directora Ejecutiva del Instituto Latinoamericano de Seguridad y Democracia (ILSED), con quien tuvimos un diálogo que giró en torno a la cuestión de la seguridad en la Ciudad.

El problema de la(s) policía(s) en la Ciudad: un debate necesario, pero no el único.

OPC: La realidad actual en materia de seguridad para la Ciudad resulta compleja, entre otros factores, por la presencia de dos ministerios, de dos jurisdicciones. ¿Qué piensa de la convivencia de la Policía Federal con la Policía Metropolitana? ¿Es un modelo que podría funcionar a largo plazo?

CC: No. Cualquier diagrama o planificación racional y saludable para una jurisdicción, cualquiera sea ella, indica, hasta por sentido común, que la convivencia de dos fuerzas de Seguridad –o de tres, como sucede ahora específicamente en Lugano con Gendarmería– no es lo más razonable.
Esto es así por una serie de motivos: el primero tiene que ver con el perfil de la policía. Perfectamente podrían convivir la Policía Federal y la Policía Metropolitana si tuvieran misiones y funciones diferentes. Si bien se supone que son dos policías con doctrinas diferentes, la Metropolitana no es lo moderna que plantea ser y sus bases no son diferentes a las de la Policía Federal. La Policía Metropolitana se presenta formalmente como una policía de proximidad, cuando en realidad funciona como una policía con vicios comprobados.
En todo caso, la transferencia de funciones de la Superintendencia de Seguridad Metropolitana de la Policía Federal y las comisarías bajo su dependencia, es el único ejercicio racional de planificación que podría, por un lado, realizar la autonomía plena en materia de seguridad pública de la jurisdicción Ciudad de Buenos Aires y, por otro lado, facilitar el reordenamiento del sistema policial federal, a partir de la orientación y especialización de la Policía Federal hacia tareas de investigación federal. Es importante entender que la construcción de policías municipales
autónomas –aunque en deseable coordinación para tareas específicas con otras fuerzas jurisdiccionales– es el horizonte que define los próximos años de trabajo en relación a buena parte de la configuración local de las responsabilidades municipales en materia de seguridad, no solamente en la Ciudad de Buenos Aires, sino en todas las jurisdicciones.

Continuar leyendo, aquí.

* Licenciado en Ciencias Politicas  (UBA)
** Abogada (UBA)
*** Licenciado en Sociología (UBA)
**** Licenciado en Sociología  (UBA)