Fuga y evasión: del HSBC a Panamá Papers

Corría el mes de noviembre del año 2014 cuando el entonces titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, presentó ante la justicia una demanda contra el banco HSBC por evasión fiscal y asociación ilícita.

Según la denuncia, la entidad de origen británico había servido como facilitador para que ciudadanos argentinos, utilizando 4040 cuentas bancarias en Suiza sin declarar, evadieran responsabilidades impositivas por unos 3500 millones de dólares (el 0,6% del PIB).

La información había sido suministrada al periodismo internacional por el ingeniero en sistemas y ex empleado del HSCB Hervé Falciani y correspondía a los años 2004, 2005, 2006 y 2007. Entre aquellas 4040 cuentas se podían encontrar las del ex CEO de YPF, Sebastián Eskenazi, Carlos Alberto Moltini, titular de Cablevisión, directivos de Mastellone, Deustche Bank, Bridas y una a nombre de Amalia Fortabat, cuyo administrador era el actual ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay.

Los datos obtenidos por Falciani permitieron comprobar cómo el HSBC utilizaba su plataforma financiera junto a la red de sucursales disponibles para ocultar la actividad de sus clientes. Se utilizaban sociedades creadas en territorios off-shore (Bahamas, Islas Vírgenes, Islas Caimán), junto a toda una red de facilitadores como abogados, economistas, contadores, apoderados y dependientes, que creaban complejas estructuras de evasión con el objetivo de ocultar la identidad de los titulares de los fondos depositados.

Operatorias similares con sociedades off-shore y toda esta red de expertos en evasión fiscal es la que ha puesto en evidencia la divulgación de los denominados Panamá Papers, cuyo alcance aún no logra terminar de vislumbrarse y que representa una parte mínima de toda esta dinámica tan condenada como permitida en los centros financieros del capitalismo.

El estudio Mossack Fonseca, se suma a otros como Conyers, Maples and Calder, Appleby, Carey Olsen o Ozannes and Walkers, que al decir de Nicholas Shaxson -autor del libro Las islas del tesoro, sobre los paraísos fiscales- constituyen “un regimiento mucho más extenso de elegantes contadores, abogados y banqueros: piezas de una infraestructura privada internacional que pone en funcionamiento el sistema entero”.

Continuar leyendo…